La remoción de pigmento es la técnica mas sencilla que se ocupa para remover pigmento, sin el riesgo de manejar ácidos agresivos y dolorosas cauterizaciones con calor.
La remoción se logra a base de la aplicación de  solución salina sobre el área a tratar, la disminución del pigmento dependerá de que tan pigmentada esté la zona y que tan fuerte sea el tono a remover, se tomarán varias sesiones para que la piel quede en condiciones óptimas para realizar un trabajo nuevo.